Para un periodista clave en la causa, funcionarios de De la Sota están comprometidos con el narcotráfico

13 noviembre, 2013

de la sota

 

Méndez, conductor del programa ADN de los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), sostuvo que “De la Sota está muy enojado con esto” del narcoescándalo y que “defiende a sus policías. No se puede despegar, tampoco es tan fácil, porque hay que pensar que tiene legisladores y funcionarios metidos en el tema, nombrados y mencionados muy adentro, y se le complica mucho despegarse”.

En declaraciones formuladas a radio América, el periodista añadió que “hay una crisis terrible en Córdoba”, a partir de que “los narcotraficantes importantes tienen nombre y apellido y los conoce todo el mundo”.

En ese contexto amplió diciendo que hablar de narcotraficantes en Córdoba “es como hablar de personalidades que juegan al fútbol. Son grandes narcos que trabajan en general para la política y que manejan la justicia federal que está totalmente corrompida”.

“Hemos filmado legisladores de De La Sota hablando de kilos de cocaína, lo hemos grabado en cámaras ocultas, legisladores diciendo: a ver cuántos kilos necesitamos”, dijo Méndez al referirse al abundante material con que cuenta su producción de la investigación periodística.

Mencionó también al piloto oficial del helicóptero que traslada al mandatario provincial, de quien dijo que “es un narcotraficante” y que la causa que lo involucra fue enviada a juicio luego del informe periodístico.

En otro tramo de la entrevista, Méndez sostuvo que también funcionarios, dirigentes y parlamentarios del radicalismo están involucrados en el narcotráfico.

“El cementerio de San Vicente lo utiliza el radicalismo para guardar kilos y kilos de cocaína en las tumbas”, afirmó.

A partir de la denuncia periodística de ADN, son ocho los policías detenidos e imputados por el presunto vínculo con el negocio narco, entre ellos el ex jefe del Departamento de Lucha contra el Narcotráfico, comisario Gustavo Rafael Sosa, causa que lleva adelante el fiscal federal Enrique Senestrari.

La denuncia también derivó en la renuncia del ministro de Seguridad, Alejo Paredes y del jefe de Policía, Ramón Frías, entre otros.

Mientras tanto, desde el Gobierno provincial se mantienen en silencio sobre el tema, incluso desconociendo la existencia del narcoescándalo, según las última declaraciones formuladas por la ministra de Seguridad, Alejandra Monteoliva.

Noticias Relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *