Allanaron la oficina de Inteligencia en el Ejército

26 diciembre, 2013

milani_3

Con una dotación de 50 agentes de la Prefectura, la Justicia allanó el lunes por tarde el séptimo piso del edificio Libertador, donde tiene su sede la Dirección General de Inteligencia del Ejército, a raíz de una denuncia por espionaje a dirigentes políticos y periodistas. La medida fue dispuesta por el juez federal Julián Ercolini y llevada adelante por el fiscal Jorge Di Lello, ante la presencia del jefe del Ejército, teniente general César Milani, quien debió permanecer durante las casi cinco horas en que se extendió el procedimiento.

Como resultado del operativo, los funcionarios judiciales retiraron de la sede del Ejército unas diez computadoras del área de Inteligencia. No se informó si los agentes hallaron información valiosa en las unidades de almacenamiento de las máquinas que se llevaron.

Los funcionarios judiciales inspeccionaron la Sala de Situación, donde, según denunció el senador nacional Gerardo Morales (UCR-Jujuy), personal de la dependencia militar realiza tareas de inteligencia clandestina. Entre otros periodistas afectados, Morales había mencionado a Daniel Santoro, de Clarín.

Según pudo saber LA NACION, tras la acusación del senador radical, fue el abogado Ricardo Monner Sans, presidente de la Asociación Civil Anticorrupción, quien radicó la denuncia ante la Justicia.

El allanamiento se produjo cinco días después de ser aprobado en el Senado el ascenso de Milani a teniente general, lo que generó una fuerte polémica, a raíz de las denuncias sobre su responsabilidad en la desaparición y detenciones ilegales de personas durante la dictadura militar.

Fuentes castrenses indicaron a LA NACION que el allanamiento se desarrolló en un clima de tranquilidad, no exenta de situaciones con alguna tensión. “Hicieron salir al personal civil y sólo permanecieron los oficiales, con Milani a la cabeza”, graficó la fuente. Además de ser jefe del Ejército, Milani retiene en sus propias manos la dirección de Inteligencia.

En el mismo edificio Libertador que ayer recibió a los funcionarios judiciales y a los prefectos, en Paseo Colón al 200, tienen su sede la jefatura del Ejército y el Ministerio de Defensa. Desde que fue designado jefe de la fuerza, a mediados de este año, Milani utiliza tanto la oficina que le corresponde por el cargo, en el tercer piso, como su escritorio del séptimo piso, que ocupa desde 2007, cuando asumió como director general de Inteligencia.

En ese sector trabajan unas 150 personas, que llevan adelante análisis sobre temas o determinadas áreas geográficas, aunque muchos agentes se desplazan según las misiones que se le encomiendan y no tienen un puesto de trabajo fijo en la dependencia. La escenografía de la llamada Sala de Situación se compone de escritorios, computadoras, teléfonos y plasmas, describió un observador militar. “El espía no tiene generalmente escritorio y difícilmente deje su material en un disco rígido”, agregó una fuente escéptica frente al resultado del allanamiento.

Tras finalizar la inspección judicial, según pudo saber LA NACION, Milani concurrió con personal del área de Inteligencia a una comida de fin de año que estaba prevista en el comando de Remonta y Veterinaria. “Llegó tarde y no se lo veía de buen humor”, explicó la fuente castrense consultada.

Previo al allanamiento, el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) había solicitado a la Justicia que iniciara una investigación de oficio. También reclamó al Ministerio de Defensa que dispusiera “las medidas necesarias para esclarecer la situación”.

En tanto, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, desestimó la acusación contra Milani. “Es una gran irresponsabilidad lo que anda diciendo en este raid mediático el senador Morales. Su acusación ya fue desestimada por el juez Daniel Rafecas, por no tener ningún tipo de fundamento”, advirtió el ministro, en declaraciones radiales.

Fuente: La Nación.

Noticias Relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *