River no pudo contra sus propios demonios: Estudiantes le ganó en el debut de Zielinski

15 febrero, 2021

De un lado, el visible fastidio de Marcelo Gallardo. Del otro, la felicidad incontenible de Ricardo Zielinski. El gran verdugo lo volvió a hacer. Una vez más. Es la “krpyonita” de Núñez: además del ascenso con Belgrano en el Monumental en 2011, también está fresca la herida del empate con Atlético Tucumán que le costó la última Superliga. Y ahora, en el debut del experimentado entrenador en Estudiantes, su equipo se impuso por 2-1 con los goles de Mauro Díaz y Fabián Noguera y logró dar vuelta en el último minuto el marcador frente a River, que jugó todo el segundo tiempo con un jugador más. Un resultado que se explica únicamente desde los demonios internos del Millonario: le ofrece demasiadas ventajas a los rivales y repite una y otra vez los errores defensivos que desde hace más de dos años no puede modificar.

El debut en la Zona A de la Copa de la Liga Profesional le dejó un sabor demasiado amargo a River, que sigue exponiendo sus problemas sin solución. Las marcadas falencias en la última línea, con desatenciones y fallas puntuales, ya no las puede maquillar con su potencia y vocación ofensiva. Es que, a sus errores en el fondo, ahora se le suma la poca eficacia en el arco rival: convierte demasiado poco para lo mucho que genera. Dos cuestiones de diván para un equipo que sabe cómo reducir a los rivales y que suele imponerse con su ADN de juego indeleble, pero al que le cuesta en demasía traducir su dominio en el resultado.

La preocupación de Gallardo: River sigue repitiendo errores
La preocupación de Gallardo: River sigue repitiendo errores Crédito: FotoBAIRES

Con un 3-4-3, River tuvo un primer tiempo con dos caras. Generó aproximaciones de peligro con las apariciones de sus delanteros y los desbordes de sus laterales, tuvo unos primeros 25 minutos de intensidad y precisión, no logró convertir y luego le costó mantener el ritmo de juego. Estudiantes, con su 4-4-2, resistió, logró acomodarse en el campo de juego y comenzó a cortar los circuitos de su rival para lastimar con contragolpes y pelotas paradas. Así, el Pincha tuvo dos claras opciones en el primer tiempo: un cabezazo de Fabián Noguera que Julián Álvarez sacó sobre la línea y un remate de Federico González que despejó Franco Armani.

Pero antes del entretiempo llegó una jugada determinante. Fernando Tobio saltó a disputar una pelota con Rafael Borré y le propinó un durísimo planchazo en el abdomen. El árbitro Facundo Tello no dudó y le mostró la tarjeta roja al defensor, que en su debut oficial en el club dejó a su equipo con un jugador menos para los últimos 45 minutos. Así, el técnico Ricardo Zielinski dispuso dos cambios en el entretiempo: ingresaron los defensores Nazareno Colombo y Bruno Valdez y se retiraron Leonardo Godoy Martín Cauteruccio para pasar a jugar 3-5-1.

El resumen del partido

Ya en la segunda mitad, la tónica del partido cambió totalmente: River dispuso de los tiempos y de la posesión de la pelota para dominar a su merced los tiempos del juego y buscó hasta el cansancio el hueco justo para poder romper el cerrojo defensivo de Estudiantes. Recién lo encontró a los 17 minutos del segundo tiempo con un gran pase en profunidad de Julián Álvarez para el desborde de Fabrizio Angileri y la definición de Matías Suárez en el segundo palo para el 1-0. Lo que parecía una victoria encaminada terminó siendo una durísima e inesperada derrota agónica.

A pesar de la ventaja, y de tener el control absoluto de las acciones, la pelota parada en contra volvió a ser una daga al corazón. En una tiro libre desde la mitad del campo de juego, el Pincha encontró el empate. A los 33 minutos del segundo tiempo, Leandro Díaz anticipó a los centrales para ganar de cabeza y González le bajó el balón a Mauro Díaz, quien controló, dejó en el camino a Javier Pinola, aprovechó el resbalón de Leonardo Ponzio y estampó un golazo para el 1-1.

Mauro Díaz empata el partido con una excelente definición
Mauro Díaz empata el partido con una excelente definición Crédito: FotoBAIRES

El empate fue un golpe demasiado duro para el equipo de Gallardo, que buscó cambiar su cara con los ingresos de los juveniles Federico Girotti, Lucas Beltrán y Santiago Simón (ya habían ingresado Benjamín Rollheiser y Leonardo Ponzio), pero no encontró nuevas respuestas. Y aunque el empate ya parecía un gran premio para un Estudiantes, que entendió a la perfección cómo adaptarse al partido, una gran jugada de Díaz en el último minuto derivó en una falta de Ponzio. Otro tiro libre. Otro gol en contra.

Díaz ejecutó, Pinola se resbaló, las marcas se perdieron y Noguera le ganó de cabeza a Girotti en el segundo palo en el último minuto. Un cachetazo que se explica en la repetición constantes de errores que ya merecen una lupa más grande encima. Con muy poco, los rivales a River le sacan demasiados puntos. Un gran problema que parece no tener final.

Por Juan Patricio Balbi Vignolo para Infobae/Deportes

Noticias Relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *