Un penal no cobrado sobre Borré y la roja que mereció Paulo Díaz: los errores de Nicolás Lamolina que perjudicaron a River y Argentinos

9 marzo, 2021

El juez cometió dos fallos graves en el encuentro disputado en el Monumental, que marcó el cierre de la cuarta fecha de la Copa de La Liga

Hubo dos jugadas que generaron polémicas en el partido que cerró la cuarta fecha de la Copa de la Liga Profesional, donde River perdió 1 a o frente Argentinos. Una fue el penal no cobrado al equipo de Marcelo Gallardo en el segundo tiempo donde hubo una clara falta del defensor del Bicho, Carlos Quintana, sobre el delantero Millonario, Rafael Santos Borré. Hubiese sido una chance concreta para abrir el marcador a favor de la entidad de Núñez. La otra, una roja que debió haber recibido Paulo Díaz.

Fue a los 14 minutos cuando a Borré le quedó la pelota dentro del área y desde atrás Quintana forcejeó y lo comenzó a desestabilizar al jugador de River, luego el defensor se deja caer sobre el colombiano y le comete penal. En la repetición se observó cómo se cae encima y la falta debió haberse sancionado con el penal a favor del elenco local.

El atacante colombiano le protestó al árbitro Nicolás Lamolina, quien no cobró la falta y decidió un saque desde el arco para el equipo visitante. Hubo insistencia de parte del delantero, pero llegó un momento en el que el mismo Gallardo le gritó que dejara de reclamarle al juez del partido y siguiera jugando.

Fue una instancia clave ya que todavía quedaba media hora de partido y podría haber cambiado el trámite con un juego más abierto. Sin embargo, luego a los 32 minutos, hubo una instancia donde el equipo local se vio beneficiado. Fue en una jugada donde el chileno Díaz mereció irse expulsado por un planchazo a Franco Moyano. Era roja para el jugador de River porque hubo una entrada con uso fuerza excesiva, el punto de contacto y con la suela sobre la pierna del rival.

El atacante colombiano le protestó al árbitro Nicolás Lamolina, quien no cobró la falta y decidió un saque desde el arco para el equipo visitante. Hubo insistencia de parte del delantero, pero llegó un momento en el que el mismo Gallardo le gritó que dejara de reclamarle al juez del partido y siguiera jugando.

Fue una instancia clave ya que todavía quedaba media hora de partido y podría haber cambiado el trámite con un juego más abierto. Sin embargo, luego a los 32 minutos, hubo una instancia donde el equipo local se vio beneficiado. Fue en una jugada donde el chileno Díaz mereció irse expulsado por un planchazo a Franco Moyano. Era roja para el jugador de River porque hubo una entrada con uso fuerza excesiva, el punto de contacto y con la suela sobre la pierna del rival.

Fue una victoria que se hizo esperar once años para el Bicho, que no ganaba desde el Torneo Clausura 2010 cuando fue campeón de la mano de Claudio Borghi.

Por Miguel Scime para Infobae/Deportes

Noticias Relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *